La consulta

kn-cuidar

El tratamiento con kinesiología incluye múltiples herramientas que ayudan al Ser a liberarse de los patrones que le bloquean.

Para ello se accede a informaciones profundas en las que en ocasiones es necesario recurrir a regresiones, constelaciones familiares, etc.

En Kinesiología desde el Sentir trabajamos con el test del AR para obtener un diagnóstico objetivo y el tratamiento necesario para reequilibrar a la persona. 

Esta técnica de sanación energética permite, a través de la autorregulación interna o biofeedback, liberar el estrés tanto físico, químico como emocional y espiritual y tomar conciencia.

Con el test del brazo o Arm Reflex (AR) se establece un diálogo de pregunta-respuesta en base al cambio de tono de las cadenas musculares, es decir, brazos igualados o brazos desigualados. A través de esta respuesta y mediante el testaje con mudras y ampollas de biorresonancia se determina el origen del estrés (virus, bacterias, intolerancias, cicatrices, geopatías…) y el tratamiento adecuado para corregirlo.

La Kinesiología desde el Sentir incluye un amplio abanico de técnicas y terapias naturales que se engloban en 6 bloques principales:

  • Físico o estructural: osteopatía suave (técnica AORT) y sistemas básicos de equilibrio y centrado.
  • Quimico: tratamos los problemas hormonales o bioquímicos, carencias de oligoelementos, vitaminas, minerales, intoxicación por metales pesados, infecciones por bacterias, virus, hongos, etc. con fitoterapia y medicina natural.
  • Emocional: tratamos los miedos, angustia, ansiedad, ira, abatimiento y desesperación etc. con flores de Bach, acupuntura, EFT y otras técnicas de liberación emocional.
  • Energético o electromagnético: determinamos si existen alteraciones energéticas que están afectando el buen funcionamiento del organismo, si existen problemas de insomnio o irregularidades en los meridianos de acupuntura. Tratamos con medicina china, geobiología, cromoterapia, ionización, aceites esenciales…
  • Cuerpos sutiles y chacras: técnicas de regulación energética, digitopuntura, cromoterapia, aceites esenciales, sonidos…